TRAS LA PISTA 

on

VAYA que, más que fortaleza, las instituciones policiacas mostraron una gran debilidad en el ataque armado registrado la tarde del pasado martes que cobró la tercera víctima del mes de octubre. Una vez más les faltó voluntad y decisión a operadores policiacos para dar con los responsables de ejecutar a un vecino de la colonia Benito Juárez la tarde del pasado martes. Los emisarios de la muerte otra vez superaron las estrategias y logística de las autoridades y se esfumaron en un estrecho radio de acción, después de que en medio del "código rojo" que se activó tras este violento capítulo fueron cerrados los "anillos de seguridad" que, lamentablemente, de nuevo no funcionaron como se esperaba y se perdió el reto ante los delincuentes, pero más que eso, insistimos que la Policía Estatal de Seguridad Pública (PESP) no está haciendo su trabajo, porque quizás en otros momentos su desempeño habría resultado fundamental para la ubicación y detención de los presuntos. Se requiere capacidad de respuesta a partir de contar con la inteligencia, decisión y arrojo. Ojalá que esto lo comprenda principalmente el director operativo, Edgar Yair Pérez Martínez... Por lo pronto fue más la debilidad que la fortaleza policiaca y otra vez se impuso la impunidad, pero esperemos que esto sea superado porque de otra forma seguiremos naufragando en el mar de la violencia y el dolor como ha ocurrido en los últimos años. Se esperaba que después del simulacro de una ejecución y un robo a mano armada realizados el pasado martes en las colonias Real del Sol y Jardines, los ensayos dejarán una mayor enseñanza y renovados bríos para responder con mayor certidumbre a la hora de la verdad… AL INICIO de la tarde de ayer, personal de Gendarmería se dio a la tarea de revisar mochilas de estudiantes que caminaban por la calle No Reelección y trataban de cruzar el bulevar Las Torres hacia la colonia Las Haciendas, cuando su trabajo debe ser de mayor nivel que andar haciendo 'Operación Mochila' en la vía pública. Resulta irrisorio y cuestionable el quehacer de agentes federales cuando se requiere de un trabajo de inteligencia que les permita tener amplia radiografía de la agobiante problemática de inseguridad que lejos de erradicarse continúa acentuándose con la imparable cuota de sangre que no se ha logrado detener, sino por el contrario, continúa siendo palpitante y muy preocupante y ahora con la inclusión de mujeres en el sicariato como quedó de manifiesto la tarde del pasado domingo en colonia El Campanario, lo que propicia que el ambiente se torne más difícil porque las autoridades también tendrán que enfrentar a mujeres gatilleras sin que se trate de un hecho de ciencia ficción, sino de una triste realidad... ESTÁN DE regreso los atracos a clientes bancarios como sucedió el pasado lunes con una residente del centro de la ciudad quien presuntamente fue seguida desde la sucursal Banamex de Guerrero y California hasta su domicilio donde a punta de pistola fue despojada de cuarenta mil pesos para desencanto del comandante del sector comercial, Ricardo Durán Lauterio, quien tendrá que instruir a los elementos a su cargo para detener a todo aquello que se le parezca como decía don Jesús Estrada Medina, cuando giraba instrucciones a su tropa. Es necesario agudizar los sentidos y el olfato policiaco en todas instituciones bancarias. Al día siguiente de ese asalto, ocurrió otro similar en calles 5 de Febrero y 6 de Abril, donde fueron robados 20 mil pesos de un vehículo que estaba por fuera de una farmacia. Aunque ayer observamos patrullas de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) muy a la expectativa en algunas sucursales bancarias por lo que no se descarta que el comandante Rafael Sandoval Vega, ya esté trabajando al respecto y podrían surgir interesantes sorpresas. Todo es cuestión de esperar… PARA CONCLUIR, desde esta humilde trinchera participo mis más sentidas condolencias al jefe de Policía de la Comisaría de Pueblo Yaqui, Rubén Romero Márquez, ante el sensible fallecimiento de su madre, señora Rosa Márquez. Hago votos para que el bálsamo de la resignación llegue pronto a su atribulado corazón y al de todos sus seres queridos. Un abrazo solidario para el buen amigo ante tan duro trance. Descanse en paz, doña Rosa Márquez... ANTES DE terminar estas líneas. La pregunta obligada ¿Quién evitará que los robacarros hagan de las suyas en el estacionamiento del estadio de beisbol?, esto al arrancar hoy una nueva temporada de la Liga Mexicana del Pacífico, porque de plano la Unidad de Vehículos Robados y su comandante Ángel León Aguilar, siguen dando palos de ciegos, de ahí que el robo de unidades automotrices se ha elevado como nunca, pero en fin, ni qué hacer. Luego seguimos.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios