ITINERARIO

on

Tal y como se ha venido anunciado en este medio informativo, al empresario GUSTAVO ALMADA BÓRQUEZ hoy le toca acudir al comité municipal de su partido, Movimiento Ciudadano, con el fin de manifestar su intención por escrito para contender por la Alcaldía de Cajeme. Aún no se ha definido si Almada va como candidato sólo por MC o por la alianza anunciada, pero no aterrizada entre PAN, PRD y ese partido. Una realidad que sale a flote es que si va en esa alianza las probabilidades de ganarle al PRI son muchas, pero si va solo difícilmente superará el voto duro del exinvencible tricolor. Otra realidad es que en MC todo indica que irán junto con él en la fórmula como aspirantes a diputados locales, el regidor ENRIQUE ESTRADA CHONG; el exfuncionario municipal en el trienio de MANOLO BARRO BORGARO, CARLOS CARRIZOSA y el dirigente del movimiento naranja en Cajeme, JESÚS ERNESTO MITRE. Pero desde este momento le podemos asegurar que de los tres no se hace uno, porque junta más gente un atropellado que cualquiera de los tres. En primer lugar, Enrique Estrada como oposición en Cabildo ha tenido un desempeño pobre porque no ha dado la pelea, toda vez que su actitud se identifica más con la mayoría priista que con la bancada de su partido. En el caso de Carlos Carrizosa está peor el asunto, porque éste fue funcionario con Manolo Barro y desde entonces se tiró a perder, no se le había visto por ningún lado y ahora asoma la cara de su escondite diciendo que quiere ser candidato a diputado. ¿Cómo, cuándo y por qué? ¿Dónde están los méritos, dónde está la trayectoria? ¿Con qué argumentos pedirá el voto a los electores? El caso de Mitre no está tan grave, porque de perdis ha hecho ruedas de prensa y le ha echado leña a la oposición, o sea, mal o bien, pero ha aparecido en los medios informativos, sin embargo, es evidente que los bonos lo le alcanzan para ni para arrimarle votos a Gustavo y menos para lograr el triunfo. Y menos aun cuando se enfrentarán a personajes como el secretario del Ayuntamiento, ARMANDO ALCALÁ ALCARAZ; el secretario de Desarrollo Urbano, MARCELO CALDERONI OBREGÓN, entre otros, que además del trabajo que han realizado en lo que lleva el trienio del alcalde FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ, actualmente están en el ánimo de los electores, porque son los funcionarios del momento y cuentan con méritos que la gente ha tomado en cuenta. Un ejemplo para cada uno: Al secretario Alcalá le beneficia el cargo no sólo por el trato directo con la ciudadanía, sino porque sabe atender a la gente. Y el principal mérito de Calderoni es el haber logrado salir de aquel enredoso laberinto en el que se convirtió, en su momento, el problema de la recolección de basura, que le fue muy criticado, pero que a la postre aquéllos que lo criticaron terminaron por convencerse que era la mejor opción para levantar tantas toneladas de basura que los cajemenses producimos diariamente… Por otra parte, los que se han visto demasiado lentos en los últimos días son los aspirantes a candidaturas independientes, como TERENCIO VALENZUELA GALLEGOS, que busca la diputación federal del Distrito 06 y el prominente empresario RODRIGO BOURS CASTELO, que aspira la Presidencia Municipal. Con tanta calma en sus agendas, hay gente que nos ha preguntado si desistieron ambos de sus propósitos de gobernar Cajeme… Ayer, en rueda de prensa, uno de los líderes de los concesionarios del servicio urbano de nombre BERNARDO BELTRÁN RODRÍGUEZ, lo escuchamos hablar más fuerte que de costumbre y a nuestro humilde juicio no le falta razón en lo que dice. El hombre se refiere a las 200 concesiones de camiones urbanos que guardó la Dirección de Transporte, cuando en el sexenio de EDUARDO BOURS CASTELO se le pegó una rasurada del 50 por ciento a las rutas de camiones urbanos que por aquel entonces prestaban mejor servicio que los de ahora, pero que fueron suspendidas para establecer el fracasado programa del SUBA, que fue implementado defendiendo intereses alejados del beneficio para los usuarios del servicio urbano. Desde entonces esto ha sido un desgarriate, porque de los 420 camiones que había sólo dejaron 200, que si bien es cierto eran nuevos, no dejaban de ser menos de la mitad de los que se requerían y modificaron las rutas que por supuesto desorientaron al usuario que desde entonces ha sufrido las de Caín, porque al SUBA le siguió el programa BUS implementado por GUILLERMO PADRÉS ELÍAS que, además de fracasar rotundamente igual o peor que el SUBA, se manejó con un grado de corrupción que nadie supo dónde quedaron algo así como 600 millones de pesos. Por eso, como dice Beltrán, la única solución real es meterle más concesiones al servicio y por ende más unidades, como lo indica en sus declaraciones, quien además se queja, y con mucha razón, de las concesiones de taxis que están en trámite, porque eso vendrá a rajarle la maceta al negocio. Y aclara que son gente de trabajo que también tiene necesidad, pero que también fueron engañados como ellos. Y si a eso le agregamos que el gobierno no ha dado con bola para controlar la piratería que ejerce el servicio de UBER, las cosas se tornan peores. Y de una vez hay que decirlo, los Uber jamás serán sacados de circulación, porque hay empresarios y funcionarios de gobierno involucrados que son dueños de uno o varios vehículos que les representa una maquinita de hacer billetes. Y se vale, sencillamente porque estamos en México.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios