¡QUÉ VIVA EL AMOR!          

on

Tanto se cuenta sobre el detalle perfecto, mucho más se supone acerca de la realidad histórica que hizo llegar esta conmemoración del amor universal hasta nuestros calendarios, por sobre cualquier fin comercial que obre por confundir ante la raíz de esta efeméride, existen un par de relatos que han recorrido el planeta narrando su nacimiento.

En Roma corrían épocas de cruento perseguir para el cristianismo durante el tercer Siglo después de Cristo, siendo la iglesia católica quien entonces asimilara esta festividad donde Valentín decide casar secretamente a los más jóvenes enamorados.

Un sacerdote desafiantemente opuesto al orden imperial el cual con su decreto anulaba el posible casamiento de los jóvenes pues resultaban mejores como soldados por la ausencia de ataduras y la no-vinculación sentimental de la que ostentaban según el emperador.

Claudio, el emperador, algún día debió enterarse y fue así como Valentín fue llamado a Palacio para de inmediato encarcelarlo.

El oficial encargado de hacerlo, en un intento por exponer al sacerdote ante todos, le retó a lograr un supuesto milagro y lo puso a prueba pidiéndole regresara la vista a su querida hija, un problema con que nació y este lo cumplió, conmocionando al oficial y su familia quien se volvieron al cristianismo.

La favorecida joven muy agradecida con Valentín plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba, de ahí que el almendro sea símbolo de amor y amistad duraderos.

Aun así y alegando la rebelión que suponía el sacerdote y sus actos, el mandatario del imperio le sentenció a muerte, martirizando y ejecutándolo un 14 de febrero pero del año 270, creando así al más plausible de los orígenes de esta fecha al amor.

Con sus bodas se le sentenció también como el patrón de los enamorados.

Esta fecha, ha adoptado distintos nombres, Día de San Valentín, Día de los Enamorados o Día del Amor y la Amistad.

 

SÍMBOLO UNIVERSAL DEL AMOR

Hay un lugar en Italia llamado Verona con el que William Shakespeare decidió ambientar su eterna historia de amor, una de las escenas más románticas confeccionadas por el ingenio del hombre: "Romeo y Julieta”.

Se alza en esta localidad una casona que data del siglo XIII donde se cree residió la familia de Julieta y ella misma. Ahí donde justamente el cuerpo de ella descansa se halla también el famoso balcón hasta el que Romeo hizo llegar entre susurros sus perpetuas buenas noches.

La gloria que tuvo la obra artística de la historia de este par de enamorados fue razón suficiente para que esta edificación adquiriera esa cualidad de símbolo del amor de la cual hoy goza, por ende sus restauraciones han sido numerosas.

La ciudad consiguió hacer suya la frase de Shakespeare: "Nada hay fuera de las murallas de Verona”.

Poco posible es la existencia de Romeo y Julieta y la veracidad del que si sellaran su amor tras los muros de dicho edificio, no obstante, sea como fuere, la del inglés será siempre la historia de amor más grande jamás contada, ninguna tan dramática y romántica como aquella.

Noticias Relacionadas

Envía tus comentarios